Manifiesto

Manifiesto

Entré por primera vez en Tinder hace unos 3 años. La primera vez que haces un match sientes ese extraño y oscuro poder entre tus dedos, como Frodo con el anillo colgando del cuello. Después de algunas experiencias eres Saruman, y tras varios años te conviertes irremediablemente en el puto ojo de Sauron… ¿Qué esperabas? Durante toda esta aventura a lo largo y ancho de Mordor he visto cosas que te harían llorar, he tenido algunas citas que también te harían llorar y he sobrevivido para poder contártelo aquí, con el corazón abierto y el teclado lleno de migas y cáscaras de pipas.

frodo
¿“Swipe left” o “swipe right”? Aguanta, Frodo… que no se te vaya la puta olla todavía, tete.

La idea inicial para este blog era la de cortar el traje a chicos y a chicas sin discriminación alguna, y es que la misantropía es siempre muy tentadora. El sesgo se produce al revisar la cantidad de medios que ya se nutren de feminismo activo: Locas del coño, Lo dice Diana Aller y un largo etcétera. Todos ellos ponen a caer de un guindo a los hombres en general, y a los gilipollas en particular. Soy seguidor de algunos de estos blogs, en especial los de la rama dura. Dentro del creciente abanico de publicaciones de corte feminista os recomiendo el no tan conocido Me metí en Tinder.

De tal blog surge la idea para este “Yo también me metí en Tinder”. Básicamente he fusilado el formato y le he dado la vuelta: Aquí iré seleccionando perfiles de chicas para pasarlos por la Turmix, manteniendo siempre la privacidad y el anonimato de los perfiles. Y es que si alguna vez has usado Tinder para buscar chicas, te habrás dado cuenta de que es una mina de oro. En realidad es solo una mina, a secas… lo del oro iría más en la línea de apps como Adopta un tio, donde los hombres son productos clasificados por categorías (hipsters, pijos, pelirrojos, etc.) y pueden ir apilándose en una cesta de la compra. Como latas de conservas o cajas de compresas. Un concepto brillante.

Disclaimer: Si buscas una lectura sexista, este no es tu blog. El machismo está ahí fuera, en la calle, en las discotecas, en Tinder. La intención de este blog es puramente de entretenmiento. Sea cual sea tu sexo, si quieres mostrar tu activismo cierra la sesión y la tapa de tu MacBook, sal a la calle, reparte panfletos, hostias o abrazos, pero no me envíes un email contándome que los chicos son criaturas de Satán porque me va a interesar muy poco. Para cualquier otra cosa, puedes escribir al email de contacto o seguir las publicaciones de “Yo también me metí en Tinder” desde las redes sociales.

moderner
Viñeta de “Moderna de pueblo”, o cómo combinar la lucha feminista con la extrema frivolidad de las páginas de la Cuore.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s