Señores en panties y otros rollos turbios

Señores en panties y otros rollos turbios

A veces creemos que estas cosas pasan lejos, por ejemplo en Japón, y entonces Tinder nos ilumina y nos demuestra una vez más que las más altas cotas de bizarría y sordidez pueden darse a tan solo unos pocos Km de nuestra ubicación actual.

sophia23
Mi encanta mahijuana, mi encantas tú.

A estas alturas habréis comprobado que existe una buena variedad de perfiles de señores haciéndose pasar por señoras para seducir a otros señores. Perfiles ambiguos que despiertan duda y desconcierto entre los más machos de Tinder.

Queridos amigos, es el mejor momento para replantearos vuestra identidad sexual y mirar hacia el futuro sin miedo. Ese futuro que termina con un mensaje que dice “No hay nadie nuevo cerca de tí”.

Este futuro:

20_dolars
La sonrisa y la piel de una vida repleta de alegrías.
lucia29
La Santísima Trinidad: Vestidos de tul, bisutería del H&M y un cálido aroma a Brummel.

Que los hombres son bastante vagos a la hora de conjuntar ropa no es ningún secreto, así que una vez más voy pasando perfiles con la esperanza de que los hombres que se visten de mujer puedan aportar un poco de sensibilidad y criterio estético al asunto.

Resultado: Un puñado de pelucas cogidas del cotillón de Nochevieja y unas aplicaciones de maquillaje que harían llorar a Carmen de Mairena…¡Chicas, par favar!

laude42
¿Tú también le diste swipe right?

Laude es un clásico de Tinder. Cuenta la leyenda que un amigo hizo match con ella y logró sumergirse en una de las conversaciones más surrealistas y subidas de tono de la historia de las aplicaciones de ligue. Intercambiaron números de teléfono y pasaron del chat a las conversaciones de voz en WhatsApp.

Tras unos segundos de incertidumbre, Laude cogió la llamada. Es de suponer que su voz real sería como la de Constantino Romero doblando a Arnold Schwarzenegger en Terminator 2, así que prefirió comunicarse mediante susurros y algún gemido.

A día de hoy desconozco cuál fue el final de la historia (ya sabéis que todo esto me lo ha contado un amigo…), pero en algún portal de la calle Lavapiés, un amable señor con afición por los zapatos de tacón invita a chicos divertidos a tomar copas de vino blanco… y a algo más.

salma37
Jack Sparrow volviendo de un afterhour.

Me gustaría mucho quedar y pedir unos torreznos y unos cubatas de DYC contigo Salma, pero la posibilidad de acabar amordazado y golpeado en un sótano de Moratalaz con unas orejas de conejo y una bola de plástico en la boca no acaba de seducirme… aunque al ritmo que voy de citas, no sabría decirte. Dame unos meses y te lo miro.

Anuncios
Especial Universitarias

Especial Universitarias

Hoy quiero hablaros de algo tan común en los chats y en las citas amorosas como es la mala educación, y acompañaros en una ruta virtual por la universidad con mayor número de matriculaciones entre las usuarias de Tinder: La Universidad De La Vida (UDLV).

Seguramente hayas visto estas siglas en más de un perfil, o quizás las de la Universidad de la Calle (UDLC) donde sólo se gradúan las mejores, las más fuertes. Recuerda que ahí fuera, en la calle, no hay Seguridad Social.

malota
“This is the jungle, niggi”

Me flipa Amy Winehouse pero el impacto que su moño tuvo en el look de nuestras princesas de extrarradio fue devastador. Como la estética swagger en el mundo del Hip-Hop o las cazadoras bomber del grupo Inditex en la generación post-bakala... ¿A qué estamos jugando? ¿Estamos perdiendo los valores o es que me dura la bajona post-vacacional desde el viernes? Sakrifikadm xfbr 😦

laura30
La vida le ha enseñado tanto a Laura, que ahora tiene un PhD en provocarme ganas de potar.

Como ya os podéis imaginar, no me van mucho las citas con las universitarias de la calle. Sin embargo, me gusta asistir a las mismas fiestas. Si intuyen que la conversación se torna cultureta, bastará con un “A ver, nene… Creo que no me he leído un libro entero en mi puta vida” para que todo vuelva a la normalidad, con la peña hablando de banalidades y humor escatológico, que es lo que al final todos buscamos en una fiesta, además de ponernos como Carmina Ordoñez en El Rocío. Nadie en su sano juicio aguanta una charla-coloquio intelectual a las 3am.

esther30
Esther estudió en “la calle” a secas. Sin pupitres, ni pizarras, ni hostias.

 

caro30
Además de Google, tienes foro Enfemenino y Yahoo Respuestas para lo que necesites, guapi.

Caro fue pionera en comprobar lo que todos sospechábamos: estudiar es de gilipollas. Y ahora, años después, nos llevamos las manos a la cabeza: “Debería haber bebido y ligado mucho más mientras me saltaba las clases” me dice un amigo en medio de un brote mongólico y violento. Pues hombre… yo no me puedo quejar porque llegaba pedo a las clases del turno de tarde, pero que en este país se liga bastante menos de lo que se cuenta, lo saben hasta en Burkina Faso.

Y desde aquí, con la superioridad moral que me otorga el tener un blog y un Bachelor’s Degree con el que me he limpiado el culo todos estos años, te digo ¡Ay, amigo! si no hubieras dado palo al agua en la Complu, tus posibilidades de encontrar el amor en Tinder y en la Universidad de la Vida se habrían multiplicado x1000.

sarah27
El binomio “UDLV + el filtro cara de perro de Snapchat” como unidad indestructible.
Packs de personalidad #1

Packs de personalidad #1

Vegetarianas cortándote el rollo en restaurantes argentinos. Fotógrafas con cámaras lomográficas aprendiendo a bailar Lindy Hop. Festivaleras alternando sábados de MDMA con domingos de running en maratones populares. Artistas con las medias rotas y la Moleskine llena de garabatos. Crossfiteras, futboleras y del Atleti. Niñas pijas en centros hípicos, pro-taurinas y fans de Taburete

Son muchos los packs de personalidad en Tinder. De momento, aquí van algunos de los más recurrentes:

La comprometida con la causa

Tanto si se trata de una causa personal como una social, la peña está actualmente a tope de compromiso, os lo juro por los surcos de los plásticos más duros. Hoy es el 15M, mañana la lucha contra el hetero-patriarcado y pasado mañana los derechos de los animales. Todas ellas son buenas causas, pero ¿qué pasa cuando llevamos nuestro reaccionario discurso al contexto de una cita romántica? Una cita con probablemente algunas copas de por medio. Dejo la pregunta ahí en el aire, llamando a la reflexión, mientras abandono lentamente el thread… sibilino, como una sombra.

stephanie
El pack “tocapelotas+vino+política” de Stéphanie suena tan bien como pasar la cena de Noche Vieja con tu cuñado.

La víctima del mainstream

¿Recordáis cómo era hace pocos años caminar desde Tribunal hasta San Bernardo bajando por la calle La Palma? No os preocupéis, ya os lo digo yo: era una puta pesadilla. Legiones de bicicletas vintage con cestas de mimbre bloqueaban las aceras, y los responsables de tamaño caos urbanístico están aquí ahora, en Tinder. Con sus pantalones tobilleros, sus gafas de sol redondas a lo John Lennon y sus cazadoras revival yonkie 80’s.

Las víctimas del mainstream hacen acopio de todas las paridas habidas y por haber dentro de los círculos del moderneo y las van apilando en su línea de la vida en lo que podría ser diagnosticado como un caso clínico severo de Síndrome de Diógenes.

elena32
Simplemente escalofriante.

La intensa

Últimamente he oído varias veces lo de “no soporto a la gente intensa”. Solo puedo deciros que no estoy del todo de acuerdo. Me gusta esa gente, tiene la capacidad de compartir sus emociones de una forma quizás demasiado enérgica pero al mismo tiempo noble, casi poética. Claro… que me gusta solo durante un rato. Pasado ese rato, fantaseo con mil y una formas de suicidio como Bill Murray en El día de la Marmota.

La bañera es uno de los mejores sitios para quitarse la vida, por ejemplo un martes. Y esto Bill bien lo sabe.

su34
Quiero quedar con Su para que me cuente esta historia en persona, mirándome a los ojos, como Pedro Reyes en “No te rías que es peor”.

 

andrea20
Pollazos en el corazón y… ¿coñazos en el pecho? Me siento confuso, Andrea 😦


La “Geek”

Lo llevo regular con la peña freaky. Si ya es complicado aguantar el tipo en la cafetería del curro cuando los compis hablan de todas las temporadas de series de Netflix que no has visto (ni tienes pensado ver), imagínate cuando alguien trata de ligar hablando de tebeos.

No siempre ha sido así. Hace unos cuantos veranos comencé a salir con una chica que, al igual que yo, devoraba toneladas de material de Peter Bagge, Charles Burns, Robert Crumb, etc. Bebíamos whisky y follábamos al lado de un radiocasete en el que sonaba el Reign in blood de Slayer a toda pastilla. Todo fué así de romántico durante aquel verano. Más tarde supe que aquellas pilas de tebeos eran en realidad de su novio, con el que llevaba viviendo más de 4 años. Yo salía de su casa a las 18h y él entraba a las 19h, así es que sin saberlo, estaba compartiendo babas y números sueltos de ODIO con un señor de Ciudad Real.

peter
Cuidadín, porque ahora estas cosas con páginas ya no se llaman tebeos, sino “novelas gráficas”.

Spoiler: A Lorena, 27 le gusta vestirse de Chun-Li en Street Fighter II y acercarse al IFEMA un domingo por la mañana para hacerse fotos y simular peleas con tipos vestidos de Ryu, Ken y Guile. Te habrá llegado un mensaje mío al WhatsApp con la movida de “Encontré a una chica para ti. Ingresa a Tinder y dime qué piensas :)”.

 

mamen1
El formato GIF de Tinder me mola más que levantarme tarde.

El match con Mamen fué perfecto hasta que empecé a usar los GIFs de Steve Carell en la versión norteamericana de The Office, y resultó que ella era más de la versión británica, con Ricky Gervais. A mí también me mola Ricky, pero en ese momento la magia se esfumó y los dos supimos que aquello no iría a ninguna parte. Pasé a ser un geek beta tras semejante batalla dialéctica. Abrí una birra, eructé con la fuerza de un Australopithecus y me puse a ver un combate de boxeo en diferido… ¡A quién coño quiero engañar!

La descripción de tu perfil, pura literatura.

La descripción de tu perfil, pura literatura.

La mayoría de los usuarios son demasiado perezosos para escribir una descripción personal en su perfil de Tinder, pero siempre hay excepciones, afortunadamente. Todavía existe peña bohemia y soñadora que entiende que a veces, unas fotos frente al photocall del Palacio de Gaviria o varios primeros planos de la cara de tu Yorkshire masticando un muñeco, no son suficientes para causar una buena impresión.

patry32
Patry, tengo que ser muy sincero aquí: Metería el pito en ácido para baterías antes de salir a tomar cervezas y vinos contigo.

Os echásteis una novia y asumísteis que el rollo duckface estaba pasando de moda, pero no es así 😦 (sadface). A veces paso un perfil sin texto pero con un filón de 6 selfies, y entiendo que forman parte de una selección de otros 20-80 selfies previos… Dios, ¿cuál es la cantidad de tiempo que esa persona pudo emplear en hacer y retocar todas esas fotos de sí misma? Es mejor no saberlo. Ojos que no ven…

Me pregunto qué estoy haciendo con mi vida y me viene directamente a la mente la frase que Chazz Palminteri le decía a aquel chico italoamericano de nariz chata en Una Historia del Bronx: “No hay nada mas triste que el talento desaprovechado”.

calogero
“Ábrete un Tinder, Calogero… Estás desaprovechando tu talento con la mierda esa del Snapchat”

Calogero finge escuchar con la mirada perdida en el camarero del fondo, planeando emborracharse con 3-4 vinos rápidos para poder aguantar la chapa que le viene encima. Como en una cita de Tinder, vaya.

Algunas descripciones aportan información interesante, pero la mayoría de ellas parecen usarse como un espacio donde verter toda la frustración, complejos y quemazón provocados por el uso continuado e irresponsable de esta nuestra querida App.

claudia34
A Claudia le flipan los hashtags, sin embargo, parece tener algún tipo de #issue con los hombres españoles.

 

angelica36
Ángélica nos expresa su visión acerca del amor en mayúsculas… Claro que sí… QUE TE OIGAN BIEN FUERTE.

 

maite34
Reir, soñar… el rollo de siempre, meterme mil rayas, hablar con la gente.

Sigo pasando perfiles a la izquierda y aparece el de Cristina. En él describe sus pasiones para encontrar a su alma gemela: “Salir a tomar algo, ver películas, viajar, viajar, y volver a viajar. Sonreírle a la vida. Mido 1,75cm, abstenerse chicos bajitos”. No sé, Cristina… no sé si con esas inquietudes tan profundas y ese deseo loco de vivir al límite, podrás encontrar a alguien. Ya sabes que hay gente que odia pasárselo bien. Y hay gente bajita. Esos putos chicos bajitos están por ahí campando a sus anchas. Alguno incluso podría ser tu vecino o compañero de trabajo… Te deseo toda la suerte del mundo, Cris.

Manifiesto

Manifiesto

Entré por primera vez en Tinder hace unos 3 años. La primera vez que haces un match sientes ese extraño y oscuro poder entre tus dedos, como Frodo con el anillo colgando del cuello. Después de algunas experiencias eres Saruman, y tras varios años te conviertes irremediablemente en el puto ojo de Sauron… ¿Qué esperabas? Durante toda esta aventura a lo largo y ancho de Mordor he visto cosas que te harían llorar, he tenido algunas citas que también te harían llorar y he sobrevivido para poder contártelo aquí, con el corazón abierto y el teclado lleno de migas y cáscaras de pipas.

frodo
¿“Swipe left” o “swipe right”? Aguanta, Frodo… que no se te vaya la puta olla todavía, tete.

La idea inicial para este blog era la de cortar el traje a chicos y a chicas sin discriminación alguna, y es que la misantropía es siempre muy tentadora. El sesgo se produce al revisar la cantidad de medios que ya se nutren de feminismo activo: Locas del coño, Lo dice Diana Aller y un largo etcétera. Todos ellos ponen a caer de un guindo a los hombres en general, y a los gilipollas en particular. Soy seguidor de algunos de estos blogs, en especial los de la rama dura. Dentro del creciente abanico de publicaciones de corte feminista os recomiendo el no tan conocido Me metí en Tinder.

De tal blog surge la idea para este “Yo también me metí en Tinder”. Básicamente he fusilado el formato y le he dado la vuelta: Aquí iré seleccionando perfiles de chicas para pasarlos por la Turmix, manteniendo siempre la privacidad y el anonimato de los perfiles. Y es que si alguna vez has usado Tinder para buscar chicas, te habrás dado cuenta de que es una mina de oro. En realidad es solo una mina, a secas… lo del oro iría más en la línea de apps como Adopta un tio, donde los hombres son productos clasificados por categorías (hipsters, pijos, pelirrojos, etc.) y pueden ir apilándose en una cesta de la compra. Como latas de conservas o cajas de compresas. Un concepto brillante.

Disclaimer: Si buscas una lectura sexista, este no es tu blog. El machismo está ahí fuera, en la calle, en las discotecas, en Tinder. La intención de este blog es puramente de entretenmiento. Sea cual sea tu sexo, si quieres mostrar tu activismo cierra la sesión y la tapa de tu MacBook, sal a la calle, reparte panfletos, hostias o abrazos, pero no me envíes un email contándome que los chicos son criaturas de Satán porque me va a interesar muy poco. Para cualquier otra cosa, puedes escribir al email de contacto o seguir las publicaciones de “Yo también me metí en Tinder” desde las redes sociales.

moderner
Viñeta de “Moderna de pueblo”, o cómo combinar la lucha feminista con la extrema frivolidad de las páginas de la Cuore.